Archivo para enero, 2007

Fotograma que vió la luz

Posted in Renders on enero 25, 2007 by trexel

Fotograma perteneciente a la primera versión exhibida en público de Copia A. La misma se entregó como trabajo final de la cátedra de animación de Rodolfo Saenz Valiente (prócer de la animación argentina)

Si bien la imagen está coloreada aún faltan las texturas, cuyo estilo no hemos definido. Lo que si se encuentra bastante cerrado es el diseño de la iluminación y el ambiente en general.

Anuncios

Parientes lejanos

Posted in Personaje on enero 16, 2007 by trexel

En lo prominente de las orejas pueden apreciarse dos hechos: el parentesco entre esta primera versión y el Demódoco definitivo por un lado, y por otro, el trazo del dibujante.

La linterna mágica

Posted in Arte on enero 13, 2007 by trexel

Diseño del proyector que se respetó para el modelado definitivo.

El aspecto principal que se trabajó fue convertir al proyector en una presencia “fuerte”, algo así como un co protagonista. Por ese motivo se decidió amurarlo directamente al piso y no apoyarlo sobre una mesa, como era la idea original. Recargarlo con elementos pequeños como relojes, perillas, etc. que hablan de una máquina compleja. Y lo más importante, los tubos que descienden desde lo alto (nunca se ve su fin) y parecen alimentar a la maquinaria con una energía que no es precisamente eléctrica.

Demodo… ¡¿Qué?!

Posted in Personaje on enero 4, 2007 by trexel

Con algunas variaciones en la entonación, esa es la primera reacción que tienen aquellos que escuchan por vez primera el nombre del protagonista de Copia A. Y seamos sinceros, no es para menos.

Una vez recuperados del impacto provocado por semejante nombre, surge una nueva pregunta ¡¿Cómo car…jo se les ocurrió?! (con algunas licencias, por supuesto). La respuesta es simple, no es un nombre inventado por nosotros, sino que es una idea de Homero (a todos los que pensaron en gente amarilla debo decirles que se han equivocado, y mucho). Su creador, Homero, es el famoso poeta, autor de la Ilíada y La Odisea.

Demódoco no es ni más ni menos que un aedo (asi se llamaba en la antigua Grecia a los poetas que cantaban acompañados por una cítara), a quien la Musa regaló una voz maravillosa pero privó de su vista. En La Odisea, Demódoco hace su aparición en un banquete que el rey Alcínoo realiza en honor a Ulises.

Inspirados por este personaje, nuestro Demódoco también es un narrador de historias, no cantándolas, sino proyectándolas. Otra herencia recibida de su antepasado griego es el problema en la vista, de manifiesto en sus prominentes anteojos.

Ojalá algún día estos incansables narradores de historias se reunan. Seguramente la magia de la animación lo hará posible.

Y recuerden, ni Demónaco, ni Doménico, ni Demócodo. DE-MÓ-DO-CO.